jueves, 31 de enero de 2013

Montserrat


 Montserrat



    J- Hay cosas que por mucho que te las describan no puedes llegar a asimilarlas del todo. Las
    tienes que ver, te tienes que emocionar con la impresión que te regala la retina de tus ojos.

Ocho y media de la mañana. Una mañana de invierno. Conduces por la carretera con escasos coches. La carretera suficientemente amplia, bien asfaltada y señalizada. Sabes que fuera del vehículo hace frío, pero tu vas calentita escuchando pop lírica. Para distraerte un poco, miras a los conductores que circulan en sentido contrario al tuyo. Llevan cara de sueño y resignación. Ellos empiezan el duro día, tu acabas la dura noche.

Ya ves la señal de obligatorio encender las luces. Ya llega el túnel, anhelado túnel, que te inmersa en la oscuridad casi total, para llevarte a la mejor estampa que cada día te ofrece la naturaleza. Sales del agujero negro. Ves el recorte semicircular del final del túnel.

Y allí está, paciente, inmensa, quieta, señorial, montaña de Montserrat. Hoy su cara este está teñida de rosa pálido. Una inmensa roca rosa, recortada en un cielo azul, todavía tímido. Sales completamente del túnel. Entonces la mágica montaña ocupa todo tu horizonte visual.

En un segundo miras por el retrovisor y compruebas que ningún vehículo “te pisa los talones”. Frenas y reduces la marcha para poder deleitarte de la visión, a pesar que viene la mejor cuesta abajo de todo el trayecto. Pero no importa llegar cinco minutos más tarde a casa. ¿Qué más da, después de doce horas de duro trabajo?

Ese regalo de la visión de Montserrat es el primero de los muchos que te esperan durante el resto del día.

A- Eso tu.

J- Eso yo.